La información tiene un valor muy importante en una economía de datos como la que tenemos hoy en día. Mantener la información a salvo entre dos partes, sin que exista la posibilidad de que esa información sea compartida con terceros es a lo que se da marco en un acuerdo de confidencialidad o NDA, non-disclosure agreement, por sus siglas en inglés.

Los acuerdos de confidencialidad son muy habituales cuando un un emprendedor comparte su plan de negocio con un tercero, ya sea un socio o una entidad financiera, cuando entre empresa y trabajador se inicia una relación laboral o cuando alguien está interesado en iniciar un proceso de valoración de una empresa y requiere hacer una Due Dilligence donde se comparte información sensible entre comprador y vendedor, que es recomendable proteger.

¿Qué es el acuerdo NDA?


Aunque la legislación española permite que este tipo de acuerdos o contratos se realicen de manera verbal, en el caso de los negocios siempre es conveniente que queden plasmados y firmados de forma escrita. Este acuerdo puede ser firmado entre empresas, sus colaboradores, trabajadores o sus socios, por ejemplo. Mantener cierta información en secreto entre las partes es el cometido fundamental de los acuerdos NDA.  El mantenimiento de este acuerdo puede ser durante un tiempo determinado, generalmente entre 5 o 10 años. También puede extenderse por más tiempo o incluso tener carácter indefinido. Estos contratos pueden ser mutuos, o bien aplicarse a solo una de las partes, pero también pueden afectar a varias partes, siendo conocidos como contratos NDA multilaterales.

Todo lo que establece un contrato NDA


Para comenzar, el contrato NDA tiene la misión de identificar las partes.  Por otro lado, se materializa el elemento sobre el que se ejerce el acuerdo y las obligaciones de confidencialidad. De esta manera, se establecen tanto los derechos como las obligaciones de las partes que lo firman.

El contrato de confidencialidad expresa de manera clara todo lo que se pretende recoger, proporcionando unas directrices que han de ser de obligado cumplimiento. De hecho, romper el acuerdo de manera unilateral suele tener como resultado la demanda de la parte que ha visto el acuerdo vulnerado hacia la otra, y tiene como objetivo resarcir los posibles daños causados.

¿Cuál es el marco legal en España de estos acuerdos?


Como marco general se aplica el Código Civil, concretamente en los artículos 1255 y los que van del 1261 al 1277 ambos inclusive. Las siguientes normas hacen además referencia a los secretos y la confidencialidad:

  • Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales, en sus artículos 5, 6 y 28.
  • Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal en el artículo 13.
  • Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre en sus artículos 5, 20.2, 54.2 y 65.
  • Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio.
  • Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016.
  • Código Penal: En los artículos del 197 al 200, además del 278. La revelación de secretos puede ser constitutiva de delito.

En la sección de dirección de nuestra web contamos con un modelo de contrato de confidencialidad en formato word, se trata de una plantilla abierta y editable para que puedas adaptarla a tu caso particular.

Plantillas relacionadas

Artículos relacionados

El objetivo de cualquier empresa, por lo menos a largo plazo, no es otro que el de obtener beneficios. Por eso, al hablar de ellos, hemos de...

Toda empresa necesita saber en todo momento dónde está desde el punto de vista económico-financiero porque esa visión le permite conocer hacia...

El coste amortizado es un criterio de valoración de activos y pasivos que forma parte de los criterios de valoración propuesto por el Plan General...