La gestión del stock puede realizarse según diferentes métodos, y la elección de uno u otro busca siempre ser lo más eficiente posible. El método LIFO de gestión de stocks está indicado para un tipo muy concreto de mercancía, y no es muy habitual, pero existe y es importante conocer cómo funciona.

¿Qué es método LIFO?

Su nombre viene de las siglas en inglés Last In, First Out, es decir, el último en entrar es el primero en salir. Este método da salida de los almacenes a aquellas mercancías que han sido depositadas en último lugar. Por tanto, es un método opuesto al FIFO. En castellano también se conoce como UEPS. Si abandonamos por un momento el ámbito empresarial y pasamos al doméstico, piensa en cómo almacenamos los alimentos en la despensa o frigorífico de nuestro hogar. Ahí no aplicamos el método LIFO, ya que los que poseen fecha de consumo más tardía son los que se utilizan más tarde.

Ahora bien, ¿tiene sentido este método de stockaje? Evidentemente sí, es aplicable a mercancías no perecederas y que no se vean afectadas por el paso del tiempo. Un claro ejemplo es el de materiales de construcción. Igualmente, es aplicable en el caso de mercancías homogéneas. Una compañía que se dedique a un solo producto también puede aplicarlo sin inconveniente. Por ejemplo, una empresa arenera o cementera, siempre y cuando sean productos no perecederos

Las ventajas de aplicar el método LIFO

Generalmente suele usarse el FIFO como prioridad a la hora almacenar mercancías, sin embargo, el método LIFO es adecuado por diversas razones.

- Genera mucho menos movimiento en un almacén al ser la última unidad comprada la primera en salir, lo que permite reducir los costes de gestión.

- Logra comparar mejor los ingresos y gastos al tener más cerca en el tiempo el dato del coste de la mercancía vendida.

- En periodos de inflación, salen primero del almacén los artículos de mayor coste, lo que reduce los márgenes y por tanto reduce el impuesto sobre beneficios.

Ejemplo de cálculo según el método LIFO

Imaginemos que el 1 de febrero una empresa ha adquirido 400 sacos de cemento al precio de 5 euros el saco, el 1 de marzo 100 sacos a 6 euros y 100 unidades el 1 de abril a 4. Supón que la compañía ha vendido 250 sacos el 1 de mayo. El coste según el LIFO de los sacos vendidos será igual a (100 x 4) + (100 x 6) + (50 x 5) = 1.150 euros. El valor de las unidades que quedan en el almacén según el LIFO será igual a (350 x 5) = 1.750 euros.

Cabe resaltar que este método no tiene porque ser exclusivo de mercancías totalmente perecederas, pudiendo complementarse junto con el FIFO para una mejor gestión del stock en el almacén. Complementar ambos métodos puede suponer obtener un mejor rendimiento económico de todas las compras que una empresa ha realizado.

 

Plantillas relacionadas

Debes estar registrado

Gestión de compras y stock

19,80 €

Debes estar registrado
-770,21 €

Todas las plantillas

1.098,31 € 328,10 €

Artículos relacionados

El IBAN es el formato oficial de cuenta bancaria válido para toda la Unión Europea, hoy te explicamos qué es exactamente y cómo funciona.

Una orden de domiciliación SEPA (Single Euro Payments Area) permite liquidar una orden de cargo a una cuenta bancaria, dicho de otra forma, no es...

El modelo de las 5 fuerzas de Porter es una forma muy sencilla de analizar el entorno competitivo de una empresa en su sector. El modelo fue ideado...