Cómo valorar empresas por el descuento de flujos de caja

En el mundo de las finanzas y el de las empresas no se puede hablar de verdades absolutas. Y aunque la ciencia matemática es de aplicación general en cualquier tema referido al dinero, valorar una empresa no es algo sencillo ni que esté sujeto a unas reglas concretas. Siempre se ha de partir de la cautela, no generando expectativas que puedan llevar a un problema futuro, como el de realizar una estimación a la baja o al alza de una determinada compañía.

Os recordamos que tenemos disponible, en la sección de finanzas, la plantilla de valoración de empresas que incluye, además de la valoración por descuento de flujos de caja, dos métodos de valoración adicionales, el de valoración por múltiplos y el de valoración por balance.

El descuento por flujos de caja

De todos los métodos disponibles para valorar una empresa, el de descuento por flujos de caja, discounted cash flow, es el que se utiliza de una manera mayoritaria y el que mejores aproximaciones consigue. También se denomina DFC y se emplea en aquellas compañías cuyos resultados son generalmente predecibles porque son bastante estables, como es el caso de las empresas energéticas, por ejemplo.

En todo caso, y antes de entrar en más detalles, conviene saber que el cálculo del DFC puede ser un resultado que generalmente pueda variar, porque se realiza en base a estimaciones futuras. Por tanto, contar con que puede existir una desviación entre lo que se calcula y la realidad es totalmente necesario y que nadie pone en duda.

Para calcular el valor de una empresa por descuentos de flujos de caja hay que tener en cuenta tanto los datos históricos pasados como las estimaciones futuras. A medida que se alarga más el plazo del tiempo en el futuro, más difícil será obtener un valor realista.

Cualquier tipo de cambio no previsto, puede hacer variar totalmente la estimación. Buena prueba de ello lo tenemos con un tema muy de actualidad, la pandemia, que ha conseguido trastocar el panorama económico y empresarial en gran cantidad de sectores, tanto para bien (logística o venta online) como para mal (restauración y turismo). Hay asuntos que no pueden ser previstos y que quizás no sirvan en un futuro para poder tener claro que hay variables que no podemos controlar.

A efectos de valorar la empresa utilizaremos el flujo de caja libre para el accionista porque es el que queda libre para el inversor o accionista. En este caso partimos del flujo de caja normal (Beneficio + Amortizaciones), restamos las necesidades de inversión en activos y las necesidades netas de capital corriente y, además, tendremos en cuenta el efecto de la financiación amortizada y obtenida porque ésta no corresponde a la accionista si no a la empresa. De esta forma seguiremos con la siguiente fórmula para su obtención

FCLA= CASH FLOW – CAPEX – NNCC – AMORTIZACIÓN DE DEUDA + ENTRADAS DE FINANCIACIÓN AJENA

Donde las NNCC son las variaciones de activo corriente respecto al año anterior menos las variaciones de pasivo corriente respecto al año anterior. también.

NNCC = ▼▲ACTIVO CORRIENTE  –  ▼▲PASIVO CORRIENTE

¿Cuál es la fórmula del descuento de flujos de caja?

La fórmula del descuento de flujos de caja, basada en la regla del valor presente es la que sigue:

Donde los valores que se toman son los siguientes:

  • n= Vida del activo
  • FCt= Flujos de caja en un periodo t
  • r= Tasa de descuento que refleje el riesgo de la inversión.

Para realizar la valoración mediante el método del descuento de flujos de caja hemos de realizar los siguientes pasos:

En primer lugar, realizar la estimación de los flujos de caja libres futuros durante un periodo concreto de años. Seguidamente, hay que elegir la tasa de descuento, que debe siempre reflejar el riesgo de la inversión, en la fórmula es el valor “r” que se denomina tasa WACC y que depende de la rentabilidad exigida por los accionistas a la empresa y la composición del balance, así como la tasa de tipos de interés y las tasas fiscales. La actualización de estos flujos nos dará como resultado el valor de la empresa.

Ventajas e inconvenientes de la valoración por DFC

Este método tiene tres ventajas principales: por un lado, permite conocer cuáles son sus oportunidades de crecimiento. Por otro, es el método más utilizado y el preferido por los inversores. No conviene dejar de lado que, gracias a las calculadoras de descuento por flujos de caja, la tarea se realiza de manera automática, rápida y sin ningún tipo de complicaciones.

El principal inconveniente de este método es que es una mera fórmula matemática que deja de lado otro tipo de variables y que no se pueden calcular de esta forma. Por otro lado, se basa en un futuro probable, pero que puede ser incierto. Sacamos de nuevo a colación el caótico 2020 como ejemplo.

Pero de lo que le cabe duda, es que el método de descuento por flujo de caja es la herramienta más utilizada y que ofrece mejores resultados. También conviene hacer notar que la interpretación de los resultados ha de ser siempre valorada por un experto que le de sentido a los datos obtenidos. De no hacerlo, las posibilidades de fracaso aumentarían.

Plantillas relacionadas

Debes estar registrado
-35,08 €

Kit análisis financiero

70,17 € 35,09 €

Debes estar registrado
-991,70 €

Todas las plantillas

1.098,31 € 106,61 €

Debes estar registrado
-7,22 €

Valoración de Empresas

28,88 € 21,66 €

Artículos relacionados

Se trata de un modelo de gestión de tesorería para empresas, aunque también es aplicable a otros ámbitos de las finanzas como la economía doméstica...

El seguimiento comercial supone llevar un registro y control de las acciones comerciales que hace una empresa y no hay que confundirlo con el...

Los gráficos permiten resumir en una imagen un conjunto de datos, y son de vital importancia para el análisis de información. Excel tiene un...