El CAPEX es uno de los conceptos financieros relacionados con la empresa que nos encontramos de forma bastante frecuente, sobre todo en el ámbito del análisis de balances. Su nombre proviene de la expresión “capital expenditure”, y no es más que el gasto en capital, es decir, la inversión realizada por la empresa para adquirir u optimizar activos no corrientes o activos fijos. Desde gastos en ordenadores, maquinaria o vehículos, hasta inversión en mejoras sobre cualquiera de los activos de la empresa.

El CAPEX tiene una importancia muy relevante dentro de la empresa ya que es un indicador de que esta está realizando inversiones para mantener su ventaja competitiva. Con el tiempo, especialmente en empresas intensivas en activos, dejar de renovarlos con la frecuencia adecuada puede hacer perder ventaja competitiva a cualquier empresa. El CAPEX pretende medir cómo es la política de inversión de la empresa y si esta es adecuada para su evolución futura. Existen dos tipos de CAPEX que es necesario diferenciar en función de su finalidad.

  • CAPEX de mantenimiento: es la inversión que realiza la empresa para mantener su nivel de activos, es decir, para cubrir su gasto o deterioro. También se denomina inversión de reposición.
  • CAPEX de expansión o crecimiento: es la inversión que realiza la empresa en activos con una clara intención de crecimiento.

La inversión en CAPEX es la suma de ambos, y muestra claramente cuáles son las políticas empresariales. Las empresas en expansión ponderan más el segundo, mientras que las empresas en fase de madurez y con poco recorrido de expansión tienen, prácticamente en exclusiva, CAPEX de mantenimiento. Para calcular el CAPEX se emplea una fórmula sencilla:

CAPEX = Inmovilizado Material Neto (año t) – Inmovilizado Material Neto (año t-1) + Amortizaciones (año t)

El CAPEX va también muy ligado al ciclo de vida de la empresa. Por ejemplo, en los primeros años de operaciones, este será elevado. La razón es simple, la compañía ha realizado inversiones para ponerse en marcha.

Si la empresa marcha bien, el CAPEX será mayor que las depreciaciones de activos fijos, pero si el valor es igual o inferior, puede que nos encontremos ante la señal de que la compañía está viendo como sus activos se deterioran y entra en riesgo de perder competitividad, que es la que la mantiene viva para competir.

La información que proporciona el CAPEX es muy útil, si bien siempre ha de ser tenida en cuenta con respecto a otros factores, como cualquier otro indicador financiero. Pero lo realmente importante del CAPEX es compararlo con otras magnitudes para obtener un ratio que nos ayude a entender su proporción, más que intentar interpretar su valor directamente, algo bastante complicado teniendo en cuenta que su resultado es en unidades monetarias. Las magnitudes más habituales con las que se puede obtener un ratio sobre el CAPEX son:

  • Ingresos
  • Ebitda
  • Flujo de Caja
  • Beneficio Antes de Impuestos
  • Activos en Balance

Gracias a la obtención de estos ratios podremos comparar el CAPEX de dos empresas con bastante facilidad, algo que se antoja complicado con el CAPEX únicamente. También es muy habitual obtener el crecimiento del CAPEX en términos porcentuales año a año para valorar si su evolución es adecuada con la política de la empresa.

En términos generales nos interesará un CAPEX elevado porque, como decíamos, es sinónimo de inversión y sólo con inversión las empresas son competitivas, pero cuidado, un CAPEX muy elevado también puede ser indicativo de sobreinversión y, por otro lado, no siempre un CAPEX elevado garantiza competitividad a la empresa porque, además de invertir, hay que saber cómo hacerlo. Por este hecho, como decíamos, es imprescindible comparar el CAPEX con otros indicadores financieros y tener una visión financiera completa de la empresa.

 

Plantillas relacionadas

Debes estar registrado
-16,49 €

Kit calculadoras financieras

32,98 € 16,49 €

Debes estar registrado
-991,70 €

Todas las plantillas

1.098,31 € 106,61 €

Artículos relacionados

Conocer las necesidades de financiación de una empresa es algo fundamental para que ésta pueda sobrevivir a corto y largo plazo. Además, no sólo es...

El free float o capital flotante es el porcentaje de acciones que una empresa tiene disponibles para los inversores minoritarios, a diferencia de...

Los ratios de liquidez son de vital importancia en el análisis de balances, pues determinan la probabilidad de colapso de una empresa por falta de...