El sueño de cualquiera es que el dinero trabaje y permita obtener un rendimiento con el que no haya que emplear tiempo ni esfuerzo. El término de ingreso pasivo tiene mucho que ver con esto, ya que se trabaja una vez y genera rendimiento económico por sí solo que es más que bienvenido para la economía del hogar.

Por tanto, puede definirse ingreso pasivo como aquel que, una vez invertido un tiempo en su trabajo, genera dinero sin más intervención por nuestra parte, o en su defecto, la intervención es mínima. A diferencia de cualquier trabajo, en el que se genera un ingreso a cambio de tiempo, el ingreso pasivo trabaja por sí solo una vez hecho el esfuerzo inicial.

Tipos de ingresos pasivos

Podemos hablar de 2 tipos de ingresos pasivos, los residuales y los apalancados.

  • Ingresos residuales: los ingresos pasivos residuales son los que se generan a lo largo del tiempo una vez que se ha hecho la inversión inicial. Por ejemplo, recibir la renta de un inmueble que tengamos alquilado o los ingresos recibidos por la venta de un libro.
  • Ingresos apalancados: utilizamos el trabajo de los demás para recibir esos ingresos. Por ejemplo, si vendemos a través de un enlace de afiliados o tenemos una tienda bajo el modelo dropshipping. Nuestra intervención es mínima, pues ni siquiera tenemos un producto o servicio propio y nos encargamos de comercializar el de un tercero.

Ventajas de los ingresos pasivos

Principalmente es que permiten «no trabajar». Una vez que se ha realizado la inversión, solo debemos vigilarlas y realizar los ajustes necesarios para que los ingresos no dejen de generarse. Es algo muy evidente en las inversiones bursátiles y financieras, que nunca pueden perderse de vista y dejar que trabajen solas.

Por otro lado, los ingresos pasivos, si consiguen consolidarse, posibilitan una fuente de ingresos alternativa a tu trabajo. Es más, incluso pueden llegar a convertirse en tu fuente de ingresos principal. Es el caso de aquellos que tienen muchos inmuebles en propiedad y, literalmente, «viven de las rentas».

Finalmente, los ingresos pasivos ayudan a conseguir una mayor tasa de ahorro, por lo que la libertad financiera es algo que los ingresos pasivos ayudan a conseguir.

Ideas para generar ingresos pasivos

Son muchas las formas en que podemos obtener ingresos pasivos, pero, desde luego, muchas de ellas han llegado gracias al desarrollo de internet y las nuevas tecnologías. Algunos de los ingresos pasivos a los que puedes optar serían los siguientes:

  • Escribir un libro: es posiblemente uno de los ingresos pasivos más clásicos, pero que todavía está en vigor. Escribir un libro y vivir de las ventas que éste pueda generar durante años es una buena forma de generar ingresos pasivos, aunque hay que ser realista, para llegar a vivir de ello el libro debe ser un título top, y no es tarea fácil porque la competencia es abundante.
  • Patentes: si tienes una buena idea para desarrollar un nuevo producto o servicio, patentarlo es una buena forma de generar ingresos pasivos sin necesidad de arriesgarte a lanzar ese producto o servicio con tus propios medios, aunque como en el punto anterior, no es tarea fácil.
  • Contenido digital: es posiblemente el ingreso pasivo más asequible porque no debemos perder de vista que el contenido digital es algo relativamente nuevo y por tanto con muchas oportunidades para triunfar. Existen muchas formas de ingresar de forma pasiva con el contenido digital, ya sea comercializando productos digitales como cursos, música o fotos, o generando contenido gratuito e ingresando por publicidad.
  • Dropshipping y marketing de afiliación: son también ingresos pasivos surgidos con el desarrollo de internet, el dropshipping supone vender a través de una web el producto de un tercero y ni siquiera tenerlo en stock porque cuando la web recibe un pedido éste se lanza al proveedor, que es quien lo envía directamente al cliente. El marketing de afiliación supone generar contenido digital para atraer posibles compradores del producto o servicio de un tercero y cobrar una comisión por cada venta generada o tráfico derivado al sitio web del anunciante.
  • Inversiones financieras: en función de como están los tipos de interés de mercado es posible obtener ingresos pasivos derivados de inversiones monetarias en depósitos, bonos, acciones y otros productos financieros, aunque hay que ser cauto porque normalmente se requieren elevados volúmenes de inversión para obtener un ingreso pasivo razonable y no todos los productos financieros están exentos de riesgos.
  • Inversiones inmobiliarias: es también un ingreso pasivo clásico y de carácter bastante conservador. Invertir en un inmueble y obtener rendimientos del alquiler es posiblemente el ingreso pasivo más extendido.

 

Plantillas relacionadas

Artículos relacionados

Se trata de un modelo de gestión de tesorería para empresas, aunque también es aplicable a otros ámbitos de las finanzas como la economía doméstica...

En casi cualquier empresa de cualquier sector los impagados están a la orden del día. A la dificultad de realizar una venta, tarea ya bastante...

La gestión de existencias es una tarea clave en el desarrollo de las empresas, especialmente en las empresas de tipo comercial cuya actividad es...