Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Finanzas y contabilidad
Volver

Cómo valorar una empresa

11-10-2020
Cómo valorar una empresa
La valoración de empresas es una disciplina de carácter financiero en la que influyen también muchos elementos subjetivos, lo que la convierte en una tarea muy compleja. Hay muchas razones por las que alguien puede estar interesado en valorar una empresa como, por ejemplo:
  • Para hacer una transacción de compra venta: es la razón más habitual, ya sea para vender toda la empresa o sólo una parte de sus acciones, es necesario primero valorar la empresa.
  • Planificación estratégica: la motivación principal del desarrollo a largo plazo de una empresa pasa, muchas veces, por incrementar el valor de la compañía, para lo que se hace necesario saber el valor de partida.
  • Sucesión familiar o hereditaria: en ambos casos se hace necesario valorar la empresa.
  • Obtención de financiación ajena o en procesos de reestructuración de deuda: en ocasiones se valora la empresa como parte de un plan de negocio en el que se apoya la solicitud de financiación o refinanciación a los acreedores financieros de la empresa.
  • Ampliación de capital o salida a bolsa
Existen, fundamentalmente dos métodos de valoración de empresas comúnmente aceptados, el descuento de flujos de caja y el método de múltiplos de valoración. Dicho esto, cada sector es muy específico en el proceso para valorar empresas, y no existe una metodología obligatoria para hacerlo, siempre prevalece la valoración que pacten las partes que intervenien en la operación.

Te recordamos que tienes disponible la plantilla excel de valoración de empresas en la sección de finanzas, una plantilla con la que valorar cualquier empresa por distintos métodos de valoración y entender cómo funciona cada uno de ellos. Esta plantilla la tenemos incluida también incluida en nuestro pack más completo, el kit financiero full, disponible en la sección de packs.

Descuento de flujos de caja para valorar empresas

Es un método muy utilizado porque permite dar el nivel de detalle que sea necesario a la posible evolución futura de la empresa en la que se apoya este método de valoración. El valor por descuento de flujos de caja, DFC por sus siglas en inglés, se obtiene de la actualización del cash flow futuro generado por la empresa a un plazo suficientemente amplio. Es un método que genera controversia porque hablar de la evolución futura de la empresa es muy subjetivo, aunque lo que se pretende es fundamentar las hipótesis de evolución, en datos objetivos.

Por un lado, se calcula el flujo de caja futuro de la empresa para un periodo de tiempo, como decíamos, suficientemente largo, que suele situarse entre los 10 y 15 años, y, por el otro se calcula el coste de capital o tasa wacc para actualizar los flujo de caja al presente. La tasa WACC (Wghted Average Cost of Capital) se calcula según la siguiente fórmula:

WACC = Ke x (E/(E+D)) + Kd x (1-T) x (D/(E+D))

Ke: Coste de los fondos propios.

E: Fondos propios.

D: Endeudamiento.

Kd: Coste financiero.

T: Tasa impositiva.

El resultado final de la tasa WACC se ve influido por el coste financiero, la tasa impositiva y el coste del capital o rentabilidad mínima exigida por los accionistas de la empresa y la proporción de deuda y fondos propios en balance. Para calcular el coste del capital se recurre al CAPM (Capital Asset Pricing Model) que presupone que existe una correlación entre la empresa y el mercado en función del sector al que pertenece de forma que la fórmula para calcular el coste de capital (Ke) es:

Ke = Rf + [ E[Rm] - Rf] x B

Rf: Rentabilidad del activo sin riesgo.

E[Rm]: Rentabilidad media del mercado.

B: Riesgo de mercado del sector de la empresa.

Por último se calcula el valor residual. El valor residual de una empresa es un valor que va más allá del valor obtenido por el descuento de flujos de caja, se trata un concepto algo abstracto y complejo comúnmente aceptado como valor perpetuo de la empresa, que se utiliza dentro del método de valoración por descuento de flujos de caja, para comparar ambos y obtener un rango de valoración sobre el que negociar el valor final. Existen dos métodos para obtener el valor residual:

  • Modelo de Gordon: supone que después del último periodo proyectado la empresa tendrá un valor de crecimiento constante, algo difícil de defender, pero aceptado en la práctica. La formulación es la siguiente:
VR = (FCFF x (1+g))/((WACC-g)x(1+WACC)^n)
Donde:
VR = Valor Residual
FCFF= Flujo de Caja Libre para la Empresa en el último año
g = tasa de crecimiento para los futuros flujos
n = número de años en el segundo periodo
  • Múltiplo Residual: Es algún múltiplo financiero a tener en cuenta en el año n+1, generalmente con variables como el EBITDA o el BAII, que permiten obtener el valor residual. Por ejemplo, se obtiene el EBITDA del año n+1 y se multiplica por el múltiplo para obtenerlo.

Múltiplos de valoración para valorar empresas

Se trata un método de valoración de empresas mucho más sencillo y menos sofisticado que el descuento de flujos de caja, pero comúnmente aceptado porque es muy rápido de obtener y es especialmente útil para comparar empresas. Existen dos tipologías:

Múltiplos basados en el valor del negocio

Se toma el Enterprise Value (EV) o Activo Total dividido entre algunas otras variables del balance o la cuenta de resultados del último año de un sector, para obtener un múltiplo que permite conocer el valor de cualquier compañía de ese sector multiliplicando el múltiplo por alguna de las partidas de balance o cuenta de resultados como, por ejemplo:

  • EV/Capital
  • EV/Ventas
  • EV/EBITDA
  • EV/EBIT
  • EV/Flujo de Caja libre
Por ejemplo, es habitual utilizar el múltiplo x5 como múltiplo del EBITDA para valorar empresas de forma que, si una empresa tiene un EBITDA de 100.000€ su valor es de 500.000€, así de sencillo. Según el sector de pertenencia de la empresa el múltiplo es mayor o menor. Eso permite tener una primera valoración rápida sin un gran análisis porque los múltiplos son conocidos y aceptados por cada sector como herramienta de valoración, por lo menos como valoración preliminar.

Múltiplos basados en el valor de las acciones


Se toman distintos ratios que tienen en cuenta el precio de la acción o el valor en bolsa de las empresas del sector como múltiplo de valoración. Los más utilizados son:

  • Precio por acción/Beneficio por acción
  • Precio/Valor en libros
  • Precio/Cash earnings: los cash earnings son los beneficios más las amortizaciones sin tener en cuenta el CAPEX.
  • Rendimiento de los dividendos

Plantillas relacionadas

Valoración de empresas en Excel por tres métodos de valoración: descuento de flujos de caja, múltiplos por valoración y valoración por balance. La plantilla más completa para valorar una empresa.
Esta práctica plantilla Excel permite calcular las necesidades de financiación de cualquier empresa con el detalle de productos, importes por producto y costes financieros. La más práctica para anticiparse a posibles tensiones de tesorería y tener la financiación bajo control.

Contacto

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS. Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@plantillaspyme.com.  Información Adicional: puede ampliar la información en Política de Privacidad