Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Estrategia Empresarial
Volver

Para qué hacer un plan de viabilidad

24-10-2020
Para qué hacer un plan de viabilidad

Como ya hemos hablado alguna vez, el plan de viabilidad es uno de los documentos más importantes de la estrategia empresarial porque permite dibujar el camino a seguir por la empresa a largo plazo, persiguiendo unos determinados objetivos. Es muy parecido al plan de negocio o business plan, aunque tiene un enfoque más económico-financiero o numérico.

Te recordamos que tienes disponibles en la sección de finanzas tanto el pack plan de negocio, para hacer el plan completo incluido el plan de viabilidad, como la plantilla de plan de viabilidad en excel para hacer sólo la parte financiera del business plan, dos de las plantillas con las que hacer planificación estratégica de proyectos y empresas.

El plan de viabilidad puede tener dos tipos de uso distintos, el uso interno y el uso externo. El primero es para la propia empresa y puede ser en exclusiva para los socios accionistas o el equipo directivo o ser compartido con otros departamentos o empleados. En cuánto al uso externo del plan de viabilidad puede ser muy amplio: destinado a entidades financieras para solicitar financiación o una reestructuración de deuda, a inversores externos para que se conviertan en accionistas, a proveedores para fidelizarlos o a clientes como parte del marketing corporativo entre muchos otros. Pero veamos para qué hacer el plan de viabilidad.

  • Proyectos nuevos: es, junto al plan de negocio, un documento fundamental en cualquier proyecto nuevo o empresa de nueva creación. Con él vamos a poder definir qué recursos necesita el proyecto para empezar y cómo se espera que crezca y sea rentable, bajo unas hipótesis que puedan demostrarse. Derivados del plan de viabilidad veremos las necesidades de financiación para el lanzamiento y desarrollo del proyecto, algo fundamental pero que hace fracasar a muchas empresas viables, que no han planificado bien sus necesidades de tesorería.
  • Empresas en crisis: es otra de las situaciones habituales. Nos encontramos ante una empresa en funcionamiento que atraviesa por problemas de liquidez y/o rentabilidad u otros problemas y necesita implementar una estrategia para cambiar su rumbo y volver a la senda del beneficio, por ejemplo. Para planificar una estrategia nada mejor que hacer el plan de viabilidad en que quedará reflejada la situación de partida, la situación deseada y cómo lograrla, es decir, en base a qué recursos y proyecciones.
  • Empresa en proceso de cambio: es el caso de una empresa en funcionamiento que, sin estar en situación de crisis, necesita realizar cambios estratégicos. La casuística puede ser muy amplia, desde ampliar la gama de productos o servicios hasta comprar un competidor o vender una línea de negocio. Todo cambio estratégico debe planificarse, y el plan de viabilidad es el documento perfecto para hacerlo.
  • Empresas en expansión: Es un cambio estratégico muy concreto y habitual, el crecimiento o expansión que, a su vez, puede conseguirse de múltiples formas. El plan de viabilidad se convierte en estos casos en el documento clave donde dibujar la estrategia a seguir para conseguirlo y plasmar los resultados que se espera obtener. En los procesos de expansión no son pocas las empresas que, a pesar de hacerlo bien y con rentabilidad, se ven ahogadas por un crecimiento muy rápido que suele llevar a importantes tensiones de liquidez si no se financia correctamente. Así que resolver de partida las necesidades de financiación, es uno de los motivos más importantes para hacer el plan de viabilidad.
  • Economía personal: Es totalmente válido para planificar el futuro de la economía doméstica o personal. Aunque en una versión mucho más reducida y sencilla, el plan de viabilidad puede llegar a ser de mucha ayuda para sortear airoso una crsis en el hogar, o para asumir los cambios que suelen darse en él.

Por último cabe comentar que lo recomendable es hacer tres planes de viabilidad con tres evoluciones diferentes para poder tener, como mínimo, tres escenarios: un escenario central, como escenario más probable y otros dos, uno optimista y otro pesimista. De esta forma, al comparar la evolución real con la prevista en el plan bajo tres escenarios, veremos si la empresa se sitúa dentro del rango y si a su vez se encuentra más en la zona optimista o en la zona pesimista.

Contacto

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS. Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@plantillaspyme.com.  Información Adicional: puede ampliar la información en Política de Privacidad