Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Estrategia Empresarial
Volver

Para qué se hace un plan de negocio

06-06-2021
Para qué se hace un plan de negocio

Emprender tu propio negocio puede ser la decisión más acertada de tu vida. Pero nadie dice que sea fácil hacerlo, poner en marcha una empresa, aunque sea de pequeño tamaño, no se hace de la noche a la mañana. Implica muchas horas de trabajo y una muy buena planificación.

Es totalmente necesario establecer un plan de negocio que nos permita aplacar nuestros impulsos en caliente y verlo todo con otra perspectiva, la de largo plazo, que es la que permitirá que el negocio sobreviva. El plan de negocio ofrece una visión realista, nos guste o no, y proporciona unos visos de viabilidad que han de ser tenidos en cuenta en el lanzamiento y desarrollo de nuestra idea de negocio.

Y es que no contar con un plan de negocio adaptado a nuestra realidad, a todo lo que deseamos hacer tangible, es muy arriesgado. Planificar nuestra idea de negocio nos ayudará a pensar acerca de los retos a los que deberemos enfrentarnos en cada momento y con qué recursos y acciones los superaremos. Tener un plan de negocio nos ayuda a no alarmarnos y mantener la calma cuando las cosas no van como se esperaba, porque sabemos que es lo que haremos para superar esos momentos.

Para qué se hace un plan de negocio

Abordar el trazado de un plan de negocio supone poner sobre el papel todo lo que va a suponer la puesta en marcha y desarrollo de la empresa a lo largo de, como mínimo, 5 años. Se aborda desde lo más estratégico como la misión, la visión y los valores, hasta lo más operativo o táctico como el plan de producción, pasando por otros aspectos también muy importantes como el plan de marketing y el análisis del mercado y la competencia.

Es cierto que cuando se aborda una tarea de este tipo, la de emprender, podemos dejarnos llevar por unos instintos que emanen del corazón. Las ganas de sacar adelante el proyecto puede que nos impida ver el bosque. Estamos anteponiendo los sentimientos a los datos objetivos. Y en los negocios, estos han de ir totalmente apartados de la viabilidad de nuestro proyecto, ya que, si prevalecen sobre la razón, corremos el riesgo de no aplicar los parámetros en su correcta dimensión y fracasar de forma acelerada. Hacer un plan de negocio es absolutamente necesario para emprender. Algunos de sus muchas ventajas son estas:

  • Traza la dirección hacia donde se quiere ir y cómo se debe hacer, analizando los pros y contras que puedan surgir a lo largo del desarrollo empresarial.
  • Elimina la improvisación y el azar, teniendo en cuenta variables que pudieran poner en al proyecto en situación complicada.
  • Pone en valor la coherencia del proyecto, sus puntos fuertes y débiles. Es decir, analiza la viabilidad de éste.
  • Analiza el mercado y estudia lo que hace la competencia. Esta puede ser un buen indicador de la tendencia hacia la que hay que proyectar nuestro negocio aprovechando, por ejemplo, los nichos de mercado.
  • Proyecta el potencial de ventas, lo que permite sopesar el éxito del proyecto.
  • El aspecto económico es fundamental, correr riesgos siempre es andar sobre la cuerda floja e incluso un buen producto puede fracasar si no está financieramente bien planificado. Además, nos movemos en un entorno cada vez más dinámico, que obliga a estar siempre preparados para no caer en una tensión de liquidez que haga inviable el negocio. 
  • Nos ayuda a saber cuáles serán nuestras necesidades de recursos humanos y su organización, retribución y desarrollo, alineadas siempre con las características de la cultura corporativa.
  • Proyecta cómo vamos a arrancar nuestra idea, posiblemente el momento más ilusionante, pero también el más difícil y donde mucho negocios fracasan. La financiación y socios son, esta primera etapa, fundamentales.
  • Identificar los riesgos que vamos a tomar, ponerlos en una balanza y asumir o no en función de las posibilidades de éxito.

Un plan de negocio es dinámico, vivo, está en continua revisión y ajuste. Y esta característica es la que le permite ser un instrumento de mejora, ya que esta revisión no es más que un análisis de cómo estamos funcionando. Y sí, hacer un plan de negocio es necesario, porque es el instrumento preciso para evitar problemas futuros.

Te recordamos que tienes disponible la plantilla de plan de negocio en la sección de dirección de nuestra web. Una plantilla con la que podrás desarrollar paso a paso todo el plan de negocio de forma muy sencilla y sin dejar nada en el aire.

Plantillas relacionadas

Plantilla en Excel práctica y sencilla para llevar un control de los gastos mensuales de un empleado. Incluye una hoja de registro y un informe con tablas dinámicas de resumen.
59.95€
Todo lo que necesitas para hacer un plan de negocio efectivo y profesional, constrúyelo de principio a fin con el pack de archivos más completo para hacer planes de negocio. Pack de plantillas en Excel, Word, Pdf y Power Point.
Versión avanzada del presupuesto anual de tesorería en Excel con el que controlar la evolución del flujo mensual de caja y las necesidades de financiación, en comparación con el presupuestado, de forma sencilla y con un dashboard de lo más práctico.

Contacto

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS. Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@plantillaspyme.com.  Información Adicional: puede ampliar la información en Política de Privacidad