Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Estrategia Empresarial
Volver

Qué son y para qué sirven las 5 fuerzas de Porter

07-06-2020
Qué son y para qué sirven las 5 fuerzas de Porter

El modelo de las 5 fuerzas de Porter es una forma muy sencilla de analizar el entorno competitivo de una empresa en su sector. El modelo fue ideado por Michael Eugene Porter en el año 1979, un ingeniero y profesor de la Escuela de Negocios de Harvard. Se trata de un modelo muy utilizado para el desarrollo de planes de negocio porque permite analizar de forma muy práctica qué atractivo tiene un sector para invertir en él o desarrollarse y, muy importante, cómo hacerlo para maximizar el valor de la compañía.

El esquema de fuerzas que intervienen en un sector es el siguiente, y estas determinan la potencial rentabilidad que la empresa puede obtener en él:

  • Clientes: se intenta determinar cuál es el poder de negociación de los clientes en base a su organización y la existencia de otros competidores que vendan los mismos productos o servicios que vende la empresa. Cuanto mayor es el poder de negociación del cliente menos márgenes tiene el sector y menos atractivo es. Para reducir el impacto negativo que puede tener el poder de negociación del cliente en la empresa, ésta recurre a mejorar el valor añadido de sus productos o servicios, mejorar los canales de distribución y comunicación o aumentar su inversión en marketing y fuerza de ventas, por ejemplo.
  • Proveedores: el poder de negociación de los proveedores determina la estabilidad del proceso productivo o de prestación de servicio de la empresa, así cómo sus márgenes y rentabilidad final. Cuanto mayor es el poder de negociación de los proveedores menos atractivo es el sector para invertir. Para mitigar el poder de negociación de los proveedores la empresa puede buscar una alianza estratégica con ellos, aumentar su base de proveedores o integrarse verticalmente, es decir, comprar uno de los proveedores para completar el proceso productivo de forma autónoma.
  • Barreras de entrada: éstas determinan la probabilidad de entrada de nuevos competidores en un sector. Cuánto mayores sean las barreras de entrada en un sector más rentable y atractivo es este. Algunas de las barreras de entrada que podemos encontrarnos en un sector pueden ser, por ejemplo, de tipo legal si el sector está muy regulado, o en función de las necesidades de inversión para poder operar en él, cuanto mayor sea la inversión necesaria para entrar en un sector mejor, pues menos competidores se añadirán. Para mitigar el impacto de las barreras de entrada en la empresa, esta puede mejorar su identidad de marca, diferenciar sus productos con mayor valor añadido, aprovechar las economías de escala y, en general, cualquier acción que fidelice a sus clientes respecto a la competencia.
  • Productos sustitutos: se trata de productos o servicios diferentes a los que la empresa vende, pero que satisfacen una misma necesidad. Si existen muchos productos sustitutivos los márgenes de rentabilidad de un sector son menores y menos atractivo es este para invertir. Este aspecto hay que tenerlo siempre en cuenta, pero mucho más en sectores emergentes en fase de crecimiento. Cualquier acción encaminada a fidelizar a los clientes y crear una identidad de marca mitiga los efectos negativos de los productos sustitutivos.
  • Competencia: el resultado de final del análisis de los cuatro puntos anteriores, es el nivel de competencia o rivalidad entre empresas de un sector. El nivel de competitividad determina la rentabilidad y estabilidad de un sector.

Gráficamente, el esquema de fuerzas se muestra así. En el centro el nivel de competitividad de un sector y, a su alrededor, el resto de fuerzas: poder de negociación de clientes y proveedores, amenaza de nuevos competidores y amenaza de productos sustitutivos.

Este modelo es criticado porque no ha sufrido cambios en desde su creación en 1979, mientras que el mercado ha cambiado sustancialmente. Además, tampoco tiene en cuenta, como amenaza en un sector, aspectos relacionados con su regulación y la intervención de gobiernos y otros organismos públicos. A pesar de eso, es un modelo muy práctico y sencillo de usar para tener una primera idea del funcionamiento de un sector y analizar cómo de atractivo es en términos de rentabilidad y estabilidad a largo plazo, así que es muy utilizado en la confección de planes de negocio y estudios de análisis sectorial.

Contacto

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS. Finalidades: Responder a sus solicitudes y remitirle información comercial de nuestros productos y servicios, incluso por correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@plantillaspyme.com.  Información Adicional: puede ampliar la información en Política de Privacidad