Métodos de valoración de empresas basados en el balance

Los modelos de valoración de empresas que se basan en los estados financieros actuales de la empresa para valorarla son también denominados métodos estáticos porque no tienen en cuenta la posible evolución futura de la empresa, y ésta es precisamente su principal crítica. No por ello es un método que deba descartarse por dos razones principales. La primera es que es un método bastante sencillo de aplicar y nos puede dar una idea de valor rápida, la segunda es que, en determinados casos, como por ejemplo en el caso de liquidación, es un método que encaja perfectamente bien porque el comportamiento futuro no entra en juego. Existen diferentes métodos de valoración estáticos, más o menos ajustados al valor real de la empresa.

Valor contable

Es el método más sencillo y posiblemente el menos ajustado a la realidad. El valor contable de una empresa es el valor de su Patrimonio Neto que obtendremos de los últimos estados financieros de esta o bien por la diferencia entre Activos y Pasivos.

Patrimonio Neto = Activo Corriente y No Corriente – Pasivo Corriente y No Corriente

En los activos se incluyen todos los de la empresa, de corto y largo plazo, a valores contables. Lo mismo sucede con los pasivos, se incluyen todos para obtener el patrimonio neto, a valor contable. Además de no recoger las expectativas de la empresa, este método tampoco recoger el valor real de los activos y pasivos de la empresa, sino que recoger su valor contable, muchas veces alejado de la realidad.

Valor contable ajustado

Para subsanar el problema del valor contable y el valor real, surge este método de valoración que busca obtener el patrimonio neto de la empresa teniendo en cuenta el valor real de activos y pasivos de la empresa para calcular su valor patrimonial, ajustado en este caso. Por tanto, la fórmula sería:

Patrimonio neto = Activos a precios de mercado – Pasivos a precios de mercado

El problema de este método, además de no recoger el valor de las expectativas, como cualquier método de valoración estático, radica en encontrar criterios objetivos para valorar activos y pasivos a precios de mercado. Para llevarlo a cabo es necesario revisar, partida a partida de activo y pasivo su valor real y anotar un ajuste positivo o negativo respecto a su valor en balance, algo que es muy fácil de llevar a cabo con una hoja de cálculo. La pregunta ahora sería ¿Por qué un activo o un pasivo puede tener un valor diferente al contable? Por muchas razones:

  • Activos inmovilizados: es uno de los epígrafes donde más habitualmente se producen diferencias entre el valor contable y el valor de mercado. Por ejemplo, un edificio o cualquier inmueble puede sufrir variaciones en su valor por la evolución de los precios del mercado inmobiliario y pueden llegar a darse diferencias significativas con el valor contable. También puede suceder con cualquier tipo de maquinaria, cuyo precio de mercado puede depreciarse a mayor o menor ritmo que la amortización contable.
  • Activos financieros: un ejemplo claro en este apartado lo tendríamos en la participación en empresas no cotizadas, cuyo valor de inversión puede ser muy diferente al valor de mercado de esta participación por la buena o la mala evolución de la participada.
  • Existencias: en este apartado podríamos encontrarnos con existencias obsoletas que no tienen salida en el mercado y cuya valoración es cero, por ejemplo. También se podría dar el caso de existencias tipo commodity mal valoradas a cierre de ejercicio que necesiten un ajuste. Una commodity es un producto obtenido directamente de la naturaleza con el que se comercia para fabricar otros productos. Las commodities suelen tener el mismo precio en todo el mundo y es conocido por todos porque existen mercados financieros donde se comercia con ellas. Sus precios suelen estar sujetos a una importante volatilidad, lo que puede llevar a diferencias importantes entre su valor contable y su valor real en los mercados.
  • Deudores comerciales y otras cuentas por cobrar: para obtener el valor contable ajustado esta partida juega un papel fundamental, en ella pueden esconderse impagados incobrables de clientes u otros deudores que realmente no deberían encontrarse aquí.
  • Pasivos financieros a corto y largo plazo: los pasivos financieros podrían sea mayores a los contables si, por ejemplo, están vencidos y no incorporan los costes asociados a la demora como las posibles costas judiciales, los intereses moratorios o la ejecución de garantías.
  • Acreedores comerciales y otras cuentas por pagar: es muy importante verificar que este apartado es correcto y realmente están contabilizadas todas las deudas con acreedores, y las que están contabilizadas los están a valor real.

Valor de liquidación

El valor de liquidación de una empresa es el valor de venta de sus activos para cancelar sus deudas y cerrar o liquidar la empresa. Para calcular el valor de liquidación necesitaremos conocer:

  • Valor de liquidación de los activos: el primer paso es calcular el valor de venta real de los activos inmovilizados de la compañía y el valor realizable de su circulante, es decir, las existencias, los deudores y sus inversiones financieras.
  • Valor de las deudas: el segundo paso es calcular el valor real de deudas financieras y no financieras de la empresa, es decir, deuda bancaria y deuda con acreedores comerciales, organismos públicos y otros.
  • Coste de la liquidación: por último, debemos tener en cuenta los costes asociados a la liquidación como por ejemplo los costes asociados al despido de la plantilla de personal y otros gastos jurídicos necesarios para formalizar e inscribir la liquidación de forma efectiva.

El valor de liquidación será, por tanto:

Valor de liquidación = Valor de liquidación de los activos – Valor de las deudas – Coste de la liquidación

 

Plantillas relacionadas

Artículos relacionados

Dentro del mundo empresarial conviene aclarar una serie de términos que, no por ello menos conocidos para los no iniciados, tienen una importancia...

El control de un stock o de las mercancías que tenemos en un almacén no es algo que se realice de manera aleatoria porque tiene un fuerte impacto...

Qué es el pool bancario y para qué sirve El pool bancario es uno de los documentos clave en las finanzas de una empresa. Contiene un resumen de su...