El ratio DFN/EBITDA es uno de los ratios más usados para analizar balances de empresas, ya sea con propósito de analizar la capacidad de pago o con el de entender su capacidad de generar valor a largo plazo, de cara a invertir en ella. El ratio es bastante sencillo de calcular:

  • Deuda Financiera Neta: por un lado, tenemos la Deuda Financiera Neta en el numerador, que es la deuda de la empresa con sus proveedores financieros, menos la liquidez o tesorería de la empresa. Por tanto, tenemos dos características muy importantes:
    • Sólo se refiere a deuda financiera: Es importante tener en cuenta que en esta deuda se excluye la deuda comercial, que es aquella que tiene la empresa con sus proveedores financieros, pero que está respaldada con un documento comercial como un pagaré, un recibo o la cesión de un cobro. Por tanto, sólo se refiere a la deuda que supone una salida de caja como por ejemplo un préstamo, una póliza de crédito o una línea de confirming. En ocasiones este dato es mejor obtenerlo del pool bancario en lugar de buscarlo en los balances.
    • Se aminora con la tesorería disponible que tiene la empresa: razón por la que se llama “neta”. Se supone que la empresa podría, en cualquier momento, amortizar anticipadamente su deuda financiera con el saldo en liquidez, dando lugar a la deuda financiera neta.
  • EBITDA: en el divisor tenemos el EBITDA, que es el resultado operativo de la empresa y se calcula como el beneficio neto menos los impuestos, los gastos financieros, las amortizaciones y las depreciaciones.

El resultado del DFN/EBITDA se mide en años, es decir, cuántos años necesita la empresa para liquidar su deuda con el EBITDA que es capaz de generar. De forma general podemos interpretar los resultados con esta escala:

  • Si el EBITDA > 4 o 5 : diremos que la empresa está muy endeudada y eso puede poner en peligro su capacidad de generar valor a largo plazo y por tanto su supervivencia.
  • Si el EBITDA se encuentra entra 2 y 4: diremos que la empresa se encuentra en equilibrio con su deuda porque es capaz de absorberla con los recursos que genera, a la vez que es capaz de aprovecharse de su capacidad de endeudamiento.
  • Si el EBITDA < 2: es una empresa sin apenas endeudamiento en relación a su capacidad de generar EBITDA. Esto es bueno por un lado porque no compromete sus recursos para hacer frente a su deuda, pero no es del todo bueno porque la empresa no está aprovechando su capacidad de endeudamiento. Dicho esto, esta empresa no ve peligrar su supervivencia.

Pero hay que tener mucha precaución al usar esta escala porque es un indicador muy sensible al sector, es decir, no todos los sectores tienen las mismas necesidades de inversión, y por tanto de endeudamiento, ni todos los sectores tienen la misma capacidad de generar margen bruto y, por tanto, EBITDA. Por ejemplo, la deuda financiera de una empresa fabricante de electrodomésticos será mucho más alta que la de una empresa comercial del sector de alimentación porque la primera es más intensiva en activos que la segunda, pero muy probablemente también tenga un EBITDA mayor porque añade más valor al producto final que una empresa comercial que no interviene en el producto. Para saber realmente si una empresa tiene un ratio DFN/EBITDA correcto, lo aconsejable es compararlo con la media sectorial o con otras empresas del mismo sector y, a ser posible, del mismo tamaño.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que nos podemos encontrar con dos situaciones en los que el DFN/EBITDA puede ser negativo y cuya interpretación puede ser radicalmente diferente:

  • Si la tesorería de la empresa es superior a su deuda: en este caso la Deuda Financiera Neta es negativa. La empresa se encuentra financieramente muy saneada porque no tiene deuda. Decimos que no es una situación óptima porque la empresa no está aprovechando su capacidad de endeudamiento, pero su supervivencia no peligra.
  • Si el EBITDA es negativo: este escenario nada tiene que ver con el anterior. Sea cual sea la deuda, la empresa no tiene capacidad de retornarla porque el margen del corazón del negocio es negativo. Es un escenario en que la supervivencia de la empresa puede estar comprometida.

Se trata de un indicador que, con poca información, nos dice mucho de la empresa y por eso es tan utilizado pero, realmente, para hacer un análisis más profundo es recomendable utilizar, junto a este ratio, otros ratios de otras variables como la solvencia, la rentabilidad, el endeudamiento y la liquidez, esto nos dará una visión más completa. Por otro lado, el DFN/EBITDA tiene dos críticas generalmente aceptadas en el entorno económico:

  • El EBITDA es manipulable: al no tener en cuenta partidas básicas de la cuenta de resultados (impuestos, gastos financieros, amortizaciones y depreciaciones) es fácilmente manipulable por la empresa.
  • La deuda financiera neta podría no ser realista: si la deuda comercial es con recurso y hay un elevado índice de impagados, parte de la deuda comercial termina convirtiéndose en deuda financiera.

Por último, decíamos que la deuda que tiene en cuenta el DFN/EBITDA es la deuda financiera neta, y es así para este ratio, pero existen otros ratios que comparan otro tipo de deuda también con el EBITDA cuyos resultados es muy útil comparar para tener una visión clara de la capacidad de la empresa de retornar su deuda. Estas son las tres variantes de ratio Deuda/EBITDA que existen:

  • Deuda/Ebitda: si tenemos en cuenta toda la deuda de la empresa con sus proveedores financieros, la comercial, la técnica (avales) y la financiera.
  • Deuda Financiera/Ebitda: sólo tiene en cuenta la deuda financiera sin contar con la deuda comercial o la técnica.
  • Deuda Financiera Neta/Ebitda: se obtiene, como hemos visto, restando a la deuda financiera, la tesorería disponible de la empresa.

Plantillas relacionadas

Debes estar registrado
-476,78 €

Kit financiero full

722,23 € 245,46 €

Debes estar registrado
-60,08 €

Kit financiero Top 6

140,25 € 80,17 €

Debes estar registrado
-858,47 €

Todas las plantillas

1.186,57 € 328,10 €

Artículos relacionados

Google Forms es el software online de Google para hacer formularios y se ha popularizado mucho en los últimos años porque realmente es una...

Google Forms es una de las herramientas de Google Workspace para crear formularios al más puro estilo Google. La facilidad con la que se pueden...

El leasing o arrendamiento financiero es una forma de financiación para empresas para la adquisición bienes o activos, ya sean intangibles,...