Tarde o temprano todos hemos llegado en algún momento de nuestra economía doméstica a sentir la necesidad de mejorar la capacidad de ahorro, tal vez para afrontar una inversión o sólo para generar un excedente para estar más tranquilos, pero en cualquier caso, para lograrlo con éxito sólo hay dos caminos: reducir los gastos o incrementar los ingresos. Reducir los gastos es lo primero que suele revisarse porque sus resultados suelen ser inmediatos, pero los importes que obtenemos de ellos son, casi siempre, menores a los que podemos optar si decidimos jugar al ataque y mejorar nuestros ingresos. En ese caso los resultados no son inmediatos, pero suelen superar con creces el excedente obtenido de reducir los gastos. Hoy os contamos las mejores estrategias para mejorar los ingresos.

Tipos de ingreso del hogar

Lo primero que debes saber es que existen dos tipos de ingreso:

  •           Ingresos activos: estos ingresos nos consumen tiempo, es decir, requieren nuestra presencia para obtenerlos. Serían por ejemplo los ingresos obtenidos por trabajar unas horas extras más al mes. Al requerir nuestro tiempo, lógicamente, son limitados porque nuestro tiempo es finito.
  •        Ingresos pasivos: en cambio, los ingresos pasivos no requieren nuestro tiempo o por lo menos no de forma continuada. Serían por ejemplo los ingresos obtenidos por el alquiler de un inmueble que, si bien si requieren algo de tiempo por nuestra parte, este no suele ser recurrente ni elevado. Estos ingresos, si bien también tienen un límite, nos permiten mucho más recorrido de crecimiento que los ingresos activos y son los que realmente nos proporcionan la tan ansiada libertad financiera, es decir, que tu dinero trabaje para ti sin que tu tengas que hacer nada. Para poder materializar este tipo de ingresos es fundamental invertir en activos, que serán los que generen nuestros ingresos.

Teniendo en cuenta que siempre debemos priorizar los ingresos pasivos, estas serían las estrategias, entre muchas otras, que podemos llevar a la práctica para incrementar los ingresos del hogar.

Vende lo que no usas

Hoy existen cientos de aplicaciones para vender lo que no usas, así que tirarlo casi nunca es una opción porque siempre puedes obtener un ingreso extra que quizás hasta ahora no has tenido en cuenta. Y si lo piensas bien, usar estas mismas aplicaciones para comprar todo tipo de artículos de segunda mano en lugar de comprarlos nuevos nos ayudaría, no a incrementar los ingresos pero si a reducir los gastos. En cualquier caso, el mercado de segunda mano es una muy buena opción para mejorar tu capacidad de ahorro.

Ingresos inmobiliarios

Si bien requieren de una cierta inversión, se ha demostrado que los ingresos por alquiler de inmuebles suelen ser estables y considerados como activos de inversión para perfiles conservadores. Aunque siempre conllevan algún riesgo, con un poquito de gestión por nuestra parte, podemos llegar a obtener una renta muy interesante como sobresueldo extra.

Ingresos financieros

Sin contamos con un patrimonio financiero suficiente, podemos llegar a obtener una renta periódica que nos permite ingresar un extra mensualmente, aunque todo dependerá de tres factores:

  •        Perfil de riesgo: en función del riesgo que queramos asumir, podemos llegar a obtener una rentabilidad potencial mayor, pero, a cambio, corremos el riesgo de sufrir pérdidas del capital invertido.
  •        Capacidad de inversión: cuanto mayor sea la capacidad de inversión, mayor puede ser la renta financiera obtenida. Este punto es importante porque, en general, los ingresos financieros suelen ser bastante limitados, especialmente si tenemos un perfil de riesgo conservador.
  •        Horizonte temporal: el horizonte temporal es fundamental para obtener una rentabilidad financiera holgada y va totalmente ligada al perfil de riesgo. Para un horizonte temporal a largo plazo vamos a poder asumir más riesgos sin sufrir pérdidas. El horizonte temporal de la inversión depende de nuestras necesidades de liquidez. Por ejemplo, si vives de alquiler y tienes intención de comprar un piso de aquí a un año, el horizonte temporal de tu inversión se limita a un año, lo que haría recomendable invertir en activos conservadores como un depósito a plazo fijo.

Comisiones por venta

En este apartado hay mucho recorrido y la casuística es realmente muy amplia, pero en general, el negocio de comprar barato y vender caro nos puede llegar a generar unos ingresos recurrentes que requieran de poco esfuerzo por nuestra parte, aunque también existe la posibilidad de que llegue a ser un proyecto empresarial si queremos dedicarle tiempo y esfuerzo. La variedad es realmente muy amplia, te puedes dedicar a comprar y vender coches, ropa, videojuegos, antigüedades y cualquier artículo que te puedas llegar a imaginar.

Derechos de autor

Los derechos de autor aportan uno de los ingresos que mejor definen a los ingresos pasivos y los más conocidos son los obtenidos por escribir un libro, pero se pueden obtener derechos de otros productos como la música o las obras artísticas.

Participar en una empresa

Si bien es una inversión financiera más, la ponemos a parte porque no nos referimos a comprar acciones de una empresa cotizada si no a participar en una pequeña empresa no cotizada que nos pueda generar una pequeña renta anual por reparto de dividendos o un ingreso puntual por venta de acciones. Aquí sirve tanto invertir en un negocio local en expansión, como invertir en empresas de alto potencial de crecimiento a través de una plataforma de crowfunding, si bien, no es una inversión exenta de riesgos y suele requerir un horizonte temporal largo.

Alquila lo que no usas

Aquí, como en el primer ingreso que hemos explicado al principio, gracias a la evolución de la tecnología, es posible alquilar casi todo lo que no usas, aunque lo mejor es centrarse en lo que sea fácil de gestionar y aporte los mayores ingresos. Hay aplicaciones, por ejemplo, para alquiler tu coche cuando no lo uses o tu plaza de parking.

Trabaja más o persigue el aumento salarial

Lo hemos dejado para el final porque es uno de los ingresos que no nos gusta, los ingresos activos. Tener dos trabajos o hacer horas extras te ayudará a incrementar tus ingresos, pero debes tener en cuenta que te consumirá casi todo tu tiempo. Una opción más interesante es perseguir un incremento salarial, que podría llegar a ser un ingreso pasivo si no te requiere más tiempo. Para hacerlo, la formación es clave.

Plantillas relacionadas

Artículos relacionados

La finanzas personales, como las finanzas de una empresa o una administración pública, requieren atención para evitar problemas y hacerlas...

En el ámbito de inversión bursátil tenemos estas dos grandes disciplinas para tomar decisiones de inversión, el análisis técnico y el análisis...

Como ya hemos hablado alguna vez, el plan de viabilidad es uno de los documentos más importantes de la estrategia empresarial porque permite...